(c) John Wesleys House & The Museum of Methodism; Supplied by The Public Catalogue Foundation

Charles Wesley poesía y muerte

Charles Wesley nació en Epworth, Lincolnshire, Inglaterra el 19 de diciembre de 1707. Fue un reformador británico, fundador – junto con su hermano John Wesley – del movimiento metodista. Es uno de los más conocidos y prolíficos compositores de himnos en la historia del protestantismo. Su nombre figura entre las celebraciones del Calendario de Santos Luterano.

Falleció el 29 de marzo de 1788 en Londres. Murió haciendo poesía. Incapaz de escribir, declamó para su esposa, quien registró sus últimos versos:

“en la vejez y en debilidad extrema,
¿Quién podrá redimir tan desvalido gusano?
Jesús, tú eres mi única esperanza,
La fuerza para mi carne y corazón agonizante.
Ah, ojalá pudiera sorprender tu sonrisa,
Y lanzarme eternidad adentro” (Trad. Lcr)

John Wesley se enteró de la muerte de su hermano el 5 de abril, cuando finalmente recibió la carta portando la triste noticia. Se cuenta que, unas semanas después, dirigiendo un culto, al anunciar el himno “Oh, ven, caminante”, de autoría de su hermano recién fallecido, no pudo contener la emoción y comenzó a llorar.

“Se llevó las manos al rostro y se sentó. Sólo unos minutos después, ya rehecho de la profunda emoción, es que continuó con el culto.”

(Barbosa, J.C. Adoro la sabiduría de Dios: Itinerario de John Wesley, el caballero del Señor ” SB ” del campo: la edición de 2011, p. 108.)


Grabación preparada por el equipo de la Facultad de Teología de la versión de Simei Monteiro del himno de Charles Wesley “Oh, Ven, Caminante“, la melodía es tradicional irlandesa y la armonización y arreglo de Liséte Espíndola.

tomado del Pastor Luiz Carlos Ramos de la Iglesia Metodista de Brasil

 

Casi todos los himnos de Charles Wesley tuvieron su origen en alguna experiencia personal, por ejemplo, “Mil voces para celebrar” (1739) conmemora su gratitud a Dios con ocasión del primer aniversario de su “nuevo nacimiento”. Escribió himnos para casi todos los días especiales del Calendario cristiano, otros fueron inspirados mientras recorría los campos británicos camino a alguna iglesia, o los compuso específicamente para animar a algún predicador local o para mantener su propio entusiasmo durante sus agotadoras giras de predicación. En total, Charles escribió cerca de seis mil himnos, de los cuales unos cuantos se siguen utilizando en las iglesias evangélicas de habla castellana.

Algunos de los himnos más conocidos de Charles Wesley:

  • “Cariñoso Salvador”
  • “Oid un son en alta esfera”
  • “Tocad, trompetas ya”
  • “Sólo excelso amor divino”
  • “Ved del cielo descendiendo”
  • “El Señor resucitó” (“resucitando” una antigua antífona latina del siglo XV)
  • “Y nazco para morir?” (Hymno 43 – Idumea); de la Banda Sonora de la película Cold Mountain.

Categorías: Reflexiones